CÓMO AHORRAR PARA UN VIAJE

Lo primero que tenemos que hacer para cumplir nuestro sueño de recorrer el mundo es ahorrar.

La clave de cualquier viaje es tener dinero antes de salir a la aventura. No hace falta llegar a grandes cantidades de dinero, en los últimos 8 años hemos estado viajando con una media de 500€/mes por persona. ¿Parece mentira verdad? Muchos meses incluso ahorraremos más de viaje que quedándonos en casa.

Por lo general, pensamos que para poder ahorrar necesitamos un buen sueldo, pero no siempre es así. Lo importante es ponerse metas (dentro de nuestras posibilidades). Qué cantidad de dinero vamos a necesitar y en cuanto tiempo lo queremos conseguir, son las metas principales que nos tenemos que poner.

Una vez tengamos claros estos objetivos, hay que ponerse en marcha y dejar de lado todas las necesidades que nos hemos ido creando a lo largo de nuestras vidas.

Aquí encontraremos una lista con todas las diferentes maneras y trucos para ahorrar hasta el último céntimo posible.

  • Hacer más horas en el trabajo o incluso encontrar otro trabajo. Es fundamental intentar ganar más dinero. Aunque sea muy poco, hacerle unas clases de repaso a algún niño, cortarle el césped a los vecinos, sacar a pasear perros.. cualquier tipo de ingreso por pequeño que sea va a sumar.
  • Ponerse límites a la hora de gastar. Marcarse cantidades semanales para el ocio o para comprarnos cosas. Por ejemplo, 30€ semanales seria suficientes para ir al cine y a cenar fuera la primera semana, salir de copas y comprarse una prenda otra semana etc..
  • Reducir gastos. Intentar reducirlos en todos los ámbitos posibles. Por ejemplo, borrarnos del gym y salir a correr, que es gratis, cambiarse a una tarifa de teléfono mas barata (seguramente no necesitamos tantos mb ni tantos minutos), tomarse el café mañanero en casa y no en el bar de la esquina, compartir casa o incluso vivir una temporada en casa de algún familiar, o utilizar la bicicleta en vez del coche.
  • Preguntarse a uno mismo si deseamos o necesitamos lo que vamos a comprar. Cada vez que vayamos a hacer un gasto de cualquier tipo preguntarnos a nosotros mismos si lo queremos o lo necesitamos. Así veremos realmente lo que es una perdida de dinero.
  • Vender las cosas que no nos hacen falta: hoy en día es facilísimo vender todo lo que ya no nos hace falta a través de muchas app con solo un click. La guitarra que nunca aprendimos a tocar, el iPod que ya no utilizamos o incluso el coche si nos queremos ir una temporada muy larga de viaje. Al fin y al cabo, si algún día volvemos a casa, siempre podemos volver a comprarlo todo.

Deja un comentario