CHEFCHAOUEN, TODO LO QUE DEBES SABER

Chefchaouen es sin duda el pueblo más bonito y con más encanto de Marruecos. “La ciudad azul” como le llaman muchos, está ubicada en medio de las montañas del Rif.

Fue fundada en 1471 a partir de un asentamiento bereber y hasta el año 1920 fue una ciudad prohibida para todo aquel que no era musulmán. Por suerte para nosotros, hoy en día gente de todas las creencias podemos disfrutar de la “perla azul” de Marruecos.

Esta localidad caracterizada por las casas pintadas de azul de su medina, estrechas calles empedradas y preciosas villas blancas, es uno de los puntos turísticos más conocidos del norte del país. Sin embargo, su localización remota y la distancia de las principales ciudades y aeropuertos pueden hacer complicada su visita.

¿PORQUÉ CHEFCHAOUEN ES AZUL?

Hay varias versiones del porqué la medina de Chauen es azul. Según dicen, el color se le atribuye a los refugiados judíos que se trasladaron a esta ciudad en los años 30 del siglo XIX, y desearon imitar el azul del cielo en sus casas como identificación de libertad.

Otros comentan que se ha mantenido en esta tonalidad como repelente para los mosquitos.

¿CÓMO LLEGAR A CHEFCHAOUEN?

La mejor opción es llegar por avión a Tánger, y desde allí moverte en transporte público o taxi (50 MAD por persona).

Hay buses desde Fez, Tetuán, Casablanca y Rabat. Los autobuses locales suelen hacer una parada en Derdara (8km), desde donde se puede coger un taxi por 5 Dh.

Aunque sin duda, lo mejor es recorrer Marruecos en coche de alquiler. Nosotros salimos bien temprano desde Nador y llegamos pasado el mediodía. El camino hasta Chauen tiene unas vistas espectaculares  y se disfruta muchísimo.

Si llegamos en coche las mejores zonas para aparcar son:

– Los alrededores de las puertas de la Medina.

– Plaza del Mazjen, frente al Hotel Parador (15Dh/día).

– Plaza Ras el Maan (15Dh/día).

¿QUÉ VER?

  • Perderse por las calles de la Medina

Sin duda alguna, lo primero que debemos hacer una vez instalados en Chauen es perderse por su preciosa Medina. Las calles teñidas de azul hacen que te traslades a un cuento de hadas.

En comparación con otras ciudades marroquíes, aquí se pasea con tranquilidad, sin alboroto ni ruido a todas horas. Es un gustazo.

Lo mejor es no limitarse sólo a las calles principales, hay rincones maravillosos escondidos por toda la ciudad (fachadas, puertas, escaleras, porches, etc).

  • Zoco de la medina

Desde el arco de la entrada de la medina, hay que subir por un callejón estrecho que te lleva al centro neurálgico de la misma, la plaza Uta el-Hamman. Esta callejuela es un verdadero zoco, lleno de tiendas de suvenires, artesanías, tiendas de especies, ropa e incluso alfombras.

  • Plaza Uta el-Hamman

Esta plaza es el corazón de la medina y la zona más importante del pueblo. Rodeada por numerosos restaurantes y hoteles que ofrecen un amplio abanico de precios para todos los bolsillos.

Aquí también encontraremos los monumentos más importantes de Chaouen:

La Gran Mezquita: no está permitida a la entrada a los no musulmanes.

Kasbah: fortaleza medieval totalmente amurallada por unos muros rojizos.

  • Mirador de la Muralla

En lo alto del pueblo se encuentra la muralla que rodea Chefchauoen, desde donde hay unas bonitas vistas de la ciudad y las montañas que la rodean.

Deja un comentario