QUÉ VER Y HACER EN JERICOACOARA, BRASIL

Este maravilloso destino se encuentra en el Estado de Ceará, al nordeste de Brasil. Por su posición geográfica, es uno de los pocos lugares en el mundo donde podremos ver tanto el amanecer como el atardecer en el mar.

Jericoacoara es uno de los lugares más singulares en los que hemos estado y sin duda uno de nuestros lugares favoritos del planeta. Y es que esta antigua villa de pescadores, se encuentra en un Parque Nacional de ensueño, lleno de lagunas cristalinas de agua dulce, km y km de dunas y playas infinitas.

Según el Washington Post, este pueblito, es la base de una de las 10 mejores playas del mundo. Y no es que queremos decir lo contrario, pero no os generéis tantas expectativas por las playas, lo mejor del lugar es la magia y la belleza de la sencillez que envuelve a Jeri.

Hasta hace no más de 30 años sólo vivían unas dos o tres familias indígenas. Y aunque el auge turístico ha sido exponencial, todavía conserva un encanto rústico y natural. Las calles siguen siendo de la misma arena que forman sus interminables playas, no hay iluminación en las calles y las construcciones son bastante básicas. Hay que añadir que no hay cajeros automáticos en todo el pueblo, aunque se puede pagar en casi todos los sitios con tarjeta.

Otro punto  favor es el ambiente nocturno, con música en directo en varios bares, mercadillos de artesanías, chiringuitos en la playa y ese toque de romanticismo que da que el pueblo quede iluminado por los propios locales.

En los alrededores, formados por una infinidad de dunas y cactus, también podremos observar un montón de burros campando a sus anchas, ya que antiguamente los utilizaban como medio de transporte y hoy en día, sin dueños ni cadenas, andan libres por la zona.

Para llegar hasta aquí hay pocas opciones, la más económica es la que hicimos nosotros. Veníamos de Fortaleza  en autobús y tuvimos que parar en Jijoca (7 horas 80R$). Desde allí, cogimos una Jardineira por 20R$ (los locales pagan menos y es negociable). Desde Jijoca también podremos venir en buggy pero es más caro, el camino es una pasada, atravesando las dunas y naturaleza pura (prepararos para los saltos y baches).

  • Pedra Furada

Esta piedra tan famosa, producto de la acción del viento y del agua salada, es una de las caminatas más sencillas y agradables de Jeri, donde podremos disfrutar de piscinas naturales. Se podría describir como una ventana natural al océano Atlántico.Si la marea está baja, se puede llegar por la misma playa en una caminata de 1h (saliendo a la playa principal a mano derecha). Si está alta entonces habrá que acortar por el pueblo subiendo el Morro do Serrote y atravesar las dunas. Son unos 40min hasta llegar aunque de intensidad algo mayor que el anterior. Por la zona hay un par de vendedores ambulantes con refrescos y algún que otro snack.

  • Atardecer Duna do Por do Sol

Esta duna empinada, situada justamente al lado de la playa principal, es la más famosa del pueblo. Sobre las 17 pm todo el mundo se dirige a la cima para disfrutar del atardecer. No es la mejor puesta de sol del mundo, pero el ambiente está muy bien. Durante ese rato hay gente vendiendo mojitos y alquilando tablas/cartones para practicar sandboard. Una vez el sol ya se ha puesto, es habitual encontrar grupos practicando capoeira y tocando música.

 

  • Lagoa Paraíso y Lago Azul

El nombre lo dice todo.  Son los imperdibles de Jeri, estas lagunas de ensueño bien merecen un día en nuestro itinerario. Aquí es donde encontraremos la típica imagen de postal de las hamacas de red colgando en el agua turquesa y las dunas de fondo.

La manera más barata de ir es en Jardineira:

  • Una laguna 20R
  • Las dos lagunas 30R$

Se puede reservar directamente en el hotel o pararlas cuando pasen por la calle. También vimos muchísima gente que iba en buggys (150R$ hasta 4 personas).

En las lagunas hay donde comer y tomar algo, pero como es normal el precio es desorbitado.

Además de todos estos atractivos turísticos, Jeri es bastante conocida por algunos deportes acuáticos como es el surf, kitesurf, windsurf.. por lo que el pueblo está lleno de escuelas donde podremos aprender a practicarlos.

Deja un comentario